Billboard-Sociales

Ucrania le gana a Rusia la batalla culinaria del ‘Borsch’

Por

JORIS

FIORITI

 

Ucrania celebró el reconocimiento por parte de la Unesco del «Borsch», una sopa a base de remolacha, en su patrimonio cultural, en plena guerra contra Rusia, que ironizó sobre la reivindicación «nacionalista» de un plato tradicional en ambos países.

«La victoria en la guerra del ‘borsch’ es nuestra», afirmó el ministro ucraniano de Cultura, Oleksandr Tkachenko.

Su país, agregó, «ganará tanto la guerra del ‘Borsch’ como esta guerra», refiriéndose a la que se inició con la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

«La cultura de preparación del ‘Borsch’ ucraniano fue inscrita en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco y requiere medidas urgentes de salvaguardia», manifestó ese organismo de la ONU para la educación, la ciencia y la cultura.

La portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, María Zajárova, denunció y ridiculizó el «nacionalismo» ucraniano.

«La ucranización se aplica a todo ¿Qué sigue? ¿Los cerdos serán reconocidos como un producto nacional ucraniano?», comentó Zajárova, que acusó a Kiev de «xenofobia», «nazismo» y «extremismo» por su politización del borsch.

Esta sopa a base de remolacha y repollo, a menudo acompañada de crema fresca, es muy popular en Europa central y oriental. Se acepta comúnmente que es de origen ucraniano.

Esta victoria culinaria se inscribe en la ofensiva diplomática de las autoridades ucranianas contra Rusia, como respuesta a la invasión que costó la vida a miles de civiles y forzó al exilio a millones de personas.

A mediados de abril, Ucrania solicitó la inclusión de ese plato tradicional en la lista del patrimonio cultural inmaterial en peligro, considerando que el conflicto amenazaba su «viabilidad».

Ante la Comisión de Patrimonio de la Unesco, el ministro ucraniano de Cultura defendió al «Borsch» como «un símbolo gastronómico de nuestra identidad nacional», presente «en las ciudades destruidas y en los países que acogieron a las poblaciones ucranianas».

 

VICTORIA EN EL FRENTE CULTURAL

 

«La existencia de este brebaje no peligra, pero el patrimonio humano y vivo que se asocia al ‘Borsch’ está en peligro inmediato, porque la capacidad de las poblaciones de practicar y transmitir su patrimonio cultural intangible se ve gravemente perturbada por el conflicto armado y por los desplazamientos forzados de las comunidades», explicó el ponente del comité de evaluación de la Unesco, Pier Luigi Petrillo.

«La población ya no está en condiciones de preparar ‘Borsch’, ni siquiera de cultivar las verduras que contiene. Tampoco puede reunirse para prepararlo, observó.

El conflicto armado destruye además «el medio ambiente, la fauna y la flora», añadió Petrillo.

«Es sin duda una victoria en el frente cultural», indicó el jefe ucraniano Ievgen Klopotenko en Facebook. «Teníamos cientos de páginas de pruebas de que la cultura del ‘Borsch’ era ciertamente ucraniana, pero toda la propaganda rusa estaba contra nosotros», destacó. Sin embargo, la Unesco no atribuyó la paternidad del Borsch a Ucrania.