Junio dejó 24 muertes violentas 

La criminalidad pese a que muestras algunos signos de reducción, siguen altas las estadísticas en la ciudad de Santa Marta, donde en el mes que acaba de terminar, junio, se presentaron doce homicidios a bala y tres personas más murieron apuñaladas.

Pese a los programas de seguridad que adelantan la Policía Metropolitana de Santa Marta y la administración distrital para garantizar la tranquilidad en la comunidad, los hechos de homicidio, sicarito y delitos de alto impacto no paran.

El informe del Instituto de Medicina Legal señala que 24 personas murieron de manera violenta en la capital del Magdalena, 7 menos que las registradas en mayo cuando se presentaron 30, sin embargo, este mes 12 de estos casos de criminalidad fueron en atentados a tiros lo que mantiene preocupada a la comunidad samaria debido a que los casos de delincuencia continúan en aumento.

Los datos que reposan en la Fiscalía General de la Nación, Instituto de Medicina Legal y Policía Nacional en esta sección del país indican que 3 muertes fueron por accidentes de tránsito, tres a puñaladas, otra más por suicidio e  inmersión y otras cuatro por diferentes circunstancias que están siendo investigadas por personal de la Policía Judicial de la Metropolitana  y departamental.

DOS MENORES MUERTOS 

El mismo informe judicial revela que, en el pasado mes nueve mujeres perdieron la vida, cuatro de estas en Santa Marta, mientras que dos bebés hacen parte de la lista fatal; uno ahogado en su vivienda en el corregimiento de Gaira, sur de la ciudad, y otro más menor de seis meses de nacido que murió a causa de un golpe en la cabeza, en hechos ocurridos en jurisdicción del corregimiento de Minca, área rural de Santa Marta.

MUERTES  A TIROS  

Las informaciones destacan que, además de los 12 hechos criminales ocurridos en la capital del departamento de Magdalena, ocho menos que los registrados en mayo con 19 hechos de sangre. Sin desconocer la cifra anterior, los hechos violentos siguen elevados en esta zona del departamento, por lo que las autoridades de la Policía Metropolitana continúan con los operativos en los diferentes sectores de la ciudad a fin de lograr la seguridad que le permita a la comunidad samaria convivir sana y tranquilamente.

Dentro del reporte oficial suministrado por la Policía Judicial, permitió conocer que la mayoría de estos sucesos criminales ocurrieron alrededor de las 7:30 de la noche, en el día aproximadamente a las 7:30 a.m., 9:50 y otros homicidios en la madrugada, los cuales son reportados a tempranas horas del día siguiente.

DOS MUJERES Y UN LGBTI+Q ASESINADAS EN SANTA MARTA 

Por otro lado, el informe establece que, dos mujeres resultaron muertas en medio de atentados criminales presentados en hechos aislados, y una integrante de la comunidad LGBTI+Q. Todos tuvieron incidencias en Santa Marta.

El primer caso, fue el homicidio de Huneydis Sandrith Vanegas Andrade, de 27 años de edad, apodada como La Mascapan’,  quien fue asesinada de tres balazos, en vía pública de la calle 30, en una de las entrada al barrio El Pando, al sur de esta capital, momentos en se desplazaba a pie con destino a su lugar de residencia.

‘La Mascapan’ quedó sobre el pavimento boca abajo, con su rostro sumergido en un charco de sangre producto de los balazos que recibió.

Este violento hecho fue rechazado por la Secretaria de la Mujer, Carlina Cecilia Sánchez Marmolejo, quien pidió a las autoridades, «una investigación rigurosa para capturar a los responsables”. “Este crimen enluta a una familia humilde de Santa Marta, Huneydis tenía 27 años de edad, madre de tres niños y era ama de casa. Es doloroso y muy triste que en Santa Marta presenciemos este tipo de ataques, este tipo de barbarie contra las mujeres”, manifestó en su momento la funcionaria.

El coronel Jesús Manuel de los Reyes Valencia, comandante de la institución policial, después de conocer el suceso señaló que analizaron varias hipótesis, una de ellas estuvo relacionada con las amenazas de muerte que habría recibido la víctima por parte de su expareja sentimental, quien al parecer se encuentra privado de la libertad.

Por otro lado, el crimen de Julia Esther Rosado Salcedo a quien llamaban ‘La Mona’, de 42 años de edad, ocurrió en el interior del local comercial de razón social ‘Metálicas Mane’ ubicado en la calle 10 del barrio Miraflores.

Hasta allí llegaron dos hombres en una motocicleta de la que se bajó el parrillero, ingresó y luego sacó el arma de fuego con la que iba a arremeter en contra de una mujer, por lo que la víctima trató de intervenir siendo blanco de dos impactos de bala en el cuerpo.

Al tiempo que el pistolero huía del lugar, la baleada fue auxiliada y llevada hasta la sala de urgencias del Hospital ‘Julio Méndez Barreneche’ a donde fue ingresada sin signos vitales.

Finalmente, Estefanía Fernández, conocida como ‘Betty’, fue otra de las víctimas de la criminalidad en el sexto mes del año, en la Troncal del Caribe, exactamente en el tramo que comunica de la glorieta ‘La Piragua’ a la glorieta de Mamatoco, a la altura de la Universidad Cooperativa de Colombia.

La información de las autoridades señala que la víctima fue interceptada por hombres en moto, quienes sin mediar palabras, desenfundaron un arma de fuego y le dispararon a la mujer trans miembro de la comunidad LGBTI hasta causar su muerte. ‘Betty’ quedó a un costado de la carretera, con su cuerpo boca abajo y en medio de unos arbustos.

A través de un comunicado la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género deploró el asesinato de la mujer transexual, por lo tanto, exigieron a las autoridades pertinentes que investiguen este homicidio con respeto por su identidad, “Rechazamos el asesinato de ‘Betty’, una mujer transexual en hechos ocurridos el fin de semana. Este ente territorial trabaja con criterios y principios de inclusión social por lo que defendemos los derechos de la población diversa. Betty tenía cuatro años de vivir en Santa Marta, era de nacionalidad venezolana y, desde entonces era víctima de transfobia y todo tipo de vejámenes”.

MUERTES POR ACCIDENTES DE TRÁNSITO 

Las estadísticas indican que, en el sexto mes del presente año fueron 3 las personas las que dejaron de existir por causa de los golpes sufridos al verse implicadas en accidente de tránsito en la ciudad, misma cifra que los registrados en mayo, entre estas un patrullero de la Policía samario que resultó involucrado en un siniestro ocurrido en jurisdicción de Zona Bananera.

LOS SUICIDIOS 

Los últimos tres meses del presente año han sido motivo de preocupación de las autoridades y líderes sociales ante la alta cifra de suicidios que se viene presentando en el departamento de Magdalena que ya deja en ese periodo de tiempo un total de 18 casos en lo corrido del año.

De los hechos del reciente mes que pasó, tres fueron en Santa Marta, entre las víctimas se encuentra  Gustavo Adolfo Sosa Ochoa, de 51 años, el abogado que se quitó la vida al propinarse un disparo en la cabeza en su vivienda; al igual que Jorge Mario Bernal Giraldo, cuyo deceso se presentó en un centro médico a donde fue llevado por sus familiares con la esperanza de salvar su vida,  Mariana Castaño Atuesta, la menor de 15 años encontrada sin vida, luego de ingerir varias pastillas para la presión en su habitación en el perímetro urbano de Santa Marta.

OTROS HECHOS 

Dentro de las estadísticas que manejan la Policía Nacional, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, y la Fiscalía General de la Nación indican que, tres personas murieron en circunstancias que están siendo investigadas.

Igualmente fueron reportadas dos muertes por inmersión en Santa Marta, una de estas fue la de un bebé de 18 meses de nacido de nacionalidad venezolana tras caer de cabeza en un balde con agua y la otra, la de un indígena.

Así mismo, dos hombres fueron asesinados a puñaladas en hechos aislados y ambos casos ocurrieron en la capital del departamento del Magdalena. Se trata de Carlos Ariza Trejos de 67 años edad, conocido como ‘Jicho’, asesinado con arma cortopunzante en el perímetro urbano de Santa Marta y Keinner David Plata Zambrano, de 28 años de edad, atacado a puñal en medio de un acto de intolerancia ocurrido en el sector sur de la ciudad.

Finalmente, dos muertes fueron por golpes en el mes de junio y ambas fueron en Santa Marta, una de estas fue un adolescente al ser atacado por varias personas, y la otra, la de un bebé de seis meses de nacido tras sufrir un golpe en la cabeza al caer de una cama en jurisdicción del corregimiento de Minca, área rural de Santa Marta, y ser llevado a un centro asistencial donde ingresó sin signos vitales.