Aguacero afectó la movilidad

El aguacero que se registró en Santa Marta también provocó traumatismos en Gaira y el balneario turístico de El Rodadero, en donde el alcantarillado colapsó. 

Una verdadera odisea tuvo que soportar el gremio de los conductores tanto del servicio público colectivo como individual y particular, por cuenta del aguacero que cayó en distintos sectores de Santa Marta.

Las precipitaciones que se registran en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta también se dan en diversos barrios ocasionando traumatismos en la movilidad vehicular, con afectaciones en las calles principales de acceso que quedan con piedras y materiales de arrastre que descienden de los cerros tutelares.

En las avenidas más importantes de la ciudad como la Avenida del Libertador, Avenida del Ferrocarril y Avenida del Río se presentaron congestiones ya que los conductores de distintos automotores debieron disminuir la velocidad debido al encharcamiento de las vías.

La temporada invernal sigue dejando sus estragos en los barrios más emblemáticos de la ciudad entre ellos Pescaíto, San Jorge, Bastidas, aunque por fortuna no se presentaron derrumbes ni caída de árboles, pero sí hubo una creciente súbita en los ríos Gaira y Manzanares que activaron las alertas tempranas entre los organismos de socorro.

El fuerte aguacero de este sábado por la tarde se prolongó por casi dos horas causando lagunas en las principales calles y avenidas afectando la movilidad vehicular. Como es habitual en el sector contiguo al CAI Mercado colapsó el sistema de alcantarillado emanando aguas putrefactas que contaminan el ambiente, afectan la salud y ahuyentan la clientela del comercio.

EN GAIRA Y RODADERO

El aguacero que se registró en Santa Marta también provocó traumatismos en Gaira y el balneario turístico de El Rodadero, en donde el alcantarillado colapsó, mientras las aguas residuales recorrieron por la avenida Tamacá y evacuaron hacia la playa.

La escorrentía de aguas negras que sale del manjol de la calle 12 con Avenida Tamacá de El Rodadero y que recorre por el sector hacia el mar con sus malos olores son una vergüenza a los visitantes.

Un gran sector de la población samaria coincide en afirmar que se trata de otra demostración del fracaso de la intervenida Essmar E.S.P. por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos, mientras que los prestadores turísticos y gremios exigen planes de contingencia de tal manera que las ‘aguas perfumadas’ no sigan siendo un lunar que deteriora la imagen del destino.

CAOS VEHICULAR

Moradores del sector aledaños al puente DE Las Malvinas que conecta la Avenida del Río con el barrio Santa Ana llamaron la atención de la administración Distrital para que reconozcan el caos vehicular que se presenta en las horas ‘picos’ en esa zona de la ciudad

De acuerdo con la información entregada por la comunidad, el puente actualmente presenta un desgaste que se hace notorio en la cantidad de desniveles visibles en la zona de circulación vehicular, además, las varillas ubicada en la parte de los andenes se encuentran expuestas por el deterioro del material, entre otras fallas.

“Es un puente demasiado angosto, los mototaxistas se ubican en un espacio al lado derecho y los vendedores ambulantes se ubican del lado izquierdo del puente y no se puede pasar porque están causando enormes problemas a la hora de transitar por ahí”, manifestó la dirigencia social que puso la queja.

Esta situación ha generado gran preocupación entre los residentes que a diario deben hacer uso de esta vía para cumplir con las distintas labores, que hacen obligatorio el paso por el conector.

“Llevamos varios años en lo mismo y el puente continua en mal estado, se suponía que este ya estaba en proyecto para ser arreglado, pero sigue en mal estado. Ahí sigue el puente y en cualquier momento colapsa y quedamos incomunicados”.

Asimismo, agregó que: “esta estructura es uno de los principales caminos por el cual se movilizan muchos jóvenes y empleados de la Universidad del Magdalena y por esta razón representa un espacio de total utilidad y que requiere cuidado oportuno”.

Por lo anterior, la comunidad hace un llamado a las entidades correspondientes para poder hacer efectiva una estrategia que devuelva la tranquilidad a los conductores, estudiantes y moradores que frecuentan este sector, a través de labores de reestructuración.