Desbordamiento del río Sevilla dejó a su paso 200 afectados

La Gobernación del Magdalena, a través de la Unidad de Gestión del Riesgo, confirmó que, son en total 54 las familias afectadas por el desbordamiento del río Sevilla en la Zona Bananera. 

Y luego de realizar un censo, se estableció que 200 personas resultaron afectadas, y vienen siendo atendidas por el gobierno del doctor Carlos Caicedo.

Las familias fueron afectadas, toda vez que el nivel del agua aumentó e ingresó a sus viviendas; por lo que Gobernación del Magdalena direccionó trabajos en beneficio de la población vulnerable.

La Gobernación del Magdalena dijo que continúa atendiendo a los municipios, corregimientos y veredas afectadas por las fuertes lluvias que se vienen registrando en este Departamento.

Prueba de lo anterior, hizo presencia en el corregimiento de Sevilla, en el municipio de Zona Bananera, en donde el río, por las repetidas precipitaciones, aumentó su caudal y se desbordó, causando estragos en la población de la vereda la Abarca.

De acuerdo con ello, el gobernador Caicedo direccionó trabajos estratégicos a través de la Oficina de Gestión del Riesgo, con el objetivo de mitigar y contrarrestar todas las afectaciones. De tal forma que, un grupo de profesionales visitó el terreno y se tomaron acciones puntuales para evitar posibles y futuras inundaciones como consecuencia del fenómeno natural.

Durante la visita, se realizó un censo en el que se logró establecer que 54 familias fueron las más vulnerables, toda vez que tras el desbordamiento del río, el agua llegó a un nivel de aproximadamente metro y 20 centímetro y, además, arrastró con sus enseres y víveres por el ingreso de agua a sus viviendas.

“Por las fuertes lluvias que se han presentado en los últimos días en el Departamento, el nivel del río Sevilla aumentó y causó que se abriera un boquete en una de las fincas de la vereda la Abarca. La idea básica es que, de acuerdo con las directrices del gobernador Caicedo, utilicemos el banco de maquinaria amarilla, colocar material transportado y tapar el boquete. Una vez tapado, disminuimos el riesgo de que se vuelvan a presentar inundaciones y que la comunidad se vuelva a ver afectada. Así que esperamos con esto reducir la materialización de escenarios de riesgo y apoyar a la comunidad mientras se ejecuta el proyecto de solución definitiva, que ya está radicado ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo”.

Cabe destacar que, a las familias se les entregará, además, ayuda humanitaria como kits de cocina,  comida, aseo y frazadas

LLAMADO A  MUNICIPIOS 

De otro lado, desde la Gobernación se insta a todos los municipios del Departamento hacer un frente común, para solicitarle a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, apoyo con maquinaria amarilla, ayuda humanitaria alimentaria y no alimentaria y sacos para realizar muros de contención, razón por la que se realizará un plan estratégico de contingencia articulado.

Por otro lado, se convocó un Consejo Extraordinario Departamental de Gestión del Riesgo, con el objetivo de articular acciones para atender las emergencias que se puedan presentar a futuro en esta parte de la región Caribe durante la segunda temporada de lluvia.

Durante el encuentro participaron las Secretarías de Infraestructura, del Interior, Educación, Ambiente, Desarrollo Económico, la Oficina de Gestión del Riesgo, alcaldes municipales, el Ideam, Invias, Corpamag, autoridades policivas y distintas unidades de socorro. En la mesa técnica se realizó una radiografía en la que se verificó la situación actual de cada uno de los sitios o municipios identificados como puntos críticos para tomar acciones estratégicas que permitan mitigar y contrarrestar cualquier eventualidad que se pueda provocar a raíz de los fenómenos naturales que transitan por el Departamento.

Jaime Avendaño, jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo Departamental informó que, “quedamos en la construcción de manera articulada de un plan estratégico de contingencia de cara a atender las necesidades identificadas presentes en el territorio, cuanta ayuda humanitaria vamos a necesitar, que acciones preventivas podemos implementar, como obras de mitigación y reducción de riesgo, dónde utilizaremos maquinaria, sacos o barreras de contención; es decir, analizamos y trazamos las acciones que realizaremos antes, durante y después de cada eventualidad”.

“Hemos atendido la convocatoria y en esta mesa concertamos realizar un plan de trabajo a fin de contrarrestar la situación que se presentará hasta finales del año en curso a raíz de la temporada invernal”, expresó Alfredo Martínez, Subdirector de Gestión Ambiental de Corpamag. De la misma forma, Fabián Arango, Director territorial seccional del Instituto Nacional de Vía, aseguró que, “nos pusimos a disposición del llamado de la Gobernación del Magdalena para trabajar en conjunto todos los temas relacionados con la infraestructura vial, entre ellos, vías terciarias y nacionales, ante esta situación de emergencia que se nos avecina”.

DESLIZAMIENTOS DE TIERRA 

De igual manera, el Ideam, advirtió sobre los riesgos de deslizamientos  en este departamento debido a las precipitaciones de los últimos días, se presenta saturación de humedad en los suelos, que dan origen a diferentes niveles de probabilidad para la ocurrencia de deslizamientos de tierra, en zonas de ladera y alta pendiente.

LAS LLUVIAS SEGUIRÁN 

Gestión del Riesgo del departamento, informó que ante las alertas emitidas por el Ideam, se han activado acciones para atender las afectaciones que han causado las fuertes lluvias en el Magdalena; asimismo se mantienen constante monitoreo en los escenarios probables a inundaciones.

Se alertó a la comunidad, que según los pronósticos del Ideam, las lluvias serán contínuas este mes, en septiembre y octubre. Las precipitaciones se intensificarán, serán jornadas fuertes para lo cual se activan medidas de prevención en el departamento, de la mano de las Oficinas Municipales de Gestión del Riesgo y los organismos de socorro, que están prestos para atender cualquier eventualidad.

RECOMENDACIONES 

– Revise, ajuste, cambie o limpie los techos, canales y canaletas para evitar inundaciones en las viviendas.

– No construya, ni compre, ni alquile, edificaciones en zonas tradicionalmente inundables como pueden ser algunas riberas de ríos y quebradas, sus antiguos lechos y las llanuras o valles de inundación.

– No desvíe ni tapone caños o desagües. Por el contrario, construya y proporcione mantenimiento o desagües firmes.

– Evite que el lecho del río se llene de sedimentos, troncos o materiales que impidan el libre tránsito de las aguas.

– Si puede ser afectado por una inundación lenta guarde objetos valiosos en lugares altos para que no los vaya a cubrir el agua. Igualmente, desconecte la corriente eléctrica para evitar cortos en las tomas.

– Entérese del plan de emergencias establecido por el comité de emergencias de su municipio. Tenga previsto un lugar seguro donde pueda alojarse en caso de inundación. Haga todos los preparativos por si necesita abandonar su casa por unos días durante la inundación.

– Si observa represamientos, advierta a sus vecinos y al comité de emergencias de su municipio en la alcaldía, la Defensa Civil, Cruz Roja o servicio de salud. Una disminución en el caudal del río puede significar que aguas arriba se está formando un represamiento, lo cual puede producir una posible inundación repentina.

– Conozca la señal de alarma establecida por el Comité de Emergencias de su municipio. Si éste no existe acuerde con sus vecinos un sistema con pitos o campanas que todos reconozcan para avisar en su vecindario el peligro inminente de una crecida.

Para enfrentar las tormentas eléctricas:

– Si está en campo abierto, trate de refugiarse en un edificio o en un auto, si no hay cerca ningún sitio donde refugiarse, póngase en cuclillas cerca del suelo y si está cerca de árboles ubíquese debajo de los árboles bajos, nunca al lado de uno grande.

– Si está en la piscina salga de inmediato.

– Evite las estructuras altas como torres, árboles altos, cercos, líneas telefónicas o tendido eléctrico.

– Aléjese de elementos que naturalmente atraen los rayos, como palos de golf, tractores, cañas de pescar, bicicletas o equipamiento de camping.

– Aléjese de ríos, lagos u otras masas de agua.