En las cuentas de Petro, los precios subirán 7,2% en 2023

El Gobierno nacional además espera un crecimiento de 1,3% y que el déficit fiscal sea del 3,8%. La deuda de la Nación se reduciría de 59,6% en 2022 a 57,5% en 2023.

La hoja de ruta del país en materia económica para el próximo año estima un encarecimiento de los precios de 7,2%, dato que llama a atención, si se tiene en cuenta que es la segunda inflación más alta en 14 años, pues la de 2008 fue de 7,67%, y en lo que va de este 2022 ya marca 11,72% (enero-noviembre) .

Este y otros cálculos fueron expuestos por el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, al presentar el Plan Financiero para 2023, el cual contiene las proyecciones macro para los próximos 12 meses.

El funcionario señaló que en 2022 la economía colombiana mantuvo un desempeño notable, impulsada por los sectores de la industria manufacturera y el comercio, y por el comportamiento de la inversión en maquinaria y equipo, el consumo privado y las exportaciones.

Como resultado de estos factores, los técnicos del Ministerio de Hacienda revisaron al alza el crecimiento esperado de 2022 a 8,2% (estaba proyectada en 7,7%). Sin embargo, para el 2023 se espera una desaceleración del ritmo de crecimiento a 1,3%, como consecuencia de un entorno internacional adverso.

“Pese a la desaceleración, el nivel de producción de la economía colombiana se mantendría en 2023 muy por encima de lo observado en 2019 (antes de la pandemia del covid-19) si se compara con los promedios de la Ocde y América Latina”, señaló Ocampo.

Ajuste en las finanzas

En 2023 el Gobierno del presidente Gustavo Petro planea continuar con el proceso de ajuste y consolidación de las finanzas públicas.

Así, dentro de las cuentas del Ejecutivo en un entorno de mayor recaudo tributario, que proviene principalmente de la reforma tributaria, el déficit fiscal de la Nación se reduciría a 3,8% del PIB en 2023, con un ajuste fiscal adicional de 1,7 puntos porcentuales del PIB (frente a 2022) y con un sobrecumplimiento de la regla fiscal de 0,3% del PIB.

Para los técnicos del Ministerio de Hacienda, el déficit fiscal planeado para 2023 es inferior a lo que la entidad proyectaba en septiembre (4,0%). Al mismo tiempo, se garantiza el pago completo del déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC) causado en 2022.

Como resultado del ajuste fiscal, la deuda del Estado se reduciría de 59,6% en 2022 a 57,5% en 2023, en línea con una convergencia hacia el ancla de deuda (55%) en el mediano plazo.

De acuerdo a las explicaciones del ministro Ocampo, el resultado fiscal de 2022 y el plan de 2023 demuestran el compromiso del Gobierno con la sostenibilidad fiscal y la responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas.

“La reducción del déficit fiscal es la más alta desde que se cuenta con registros comparables, se garantiza el pago del déficit causado del FEPC, se cumple con creces lo establecido por la regla fiscal y se adopta una trayectoria de reducción del endeudamiento público como porcentaje del PIB”, subrayó el funcionario.

Estrategia de financiación

De acuerdo con el Plan se contempla una estrategia de financiamiento para 2023 con desembolsos por más de $60,4 billones de los cuales $50,4 billones corresponden a financiamiento de la vigencia 2023 y $9,9 billones a prefinanciamiento de la vigencia 2024 que aumentan la disponibilidad final de caja.

Además, la Nación prevé desembolsos externos por $24,2 billones, de los cuales $14,2 billones se destinarán a financiar la vigencia 2023 y $9,9 billones a prefinanciar la vigencia 2024.

“De las fuentes externas se prevé que cerca del 60% provenga de préstamos con organismos multilaterales y bilaterales y el restante 40% del mercado internacional de capitales”, precisó Ocampo.

Además, se contemplan emisiones de Títulos de Tesorería (TES) por $36,2 billones, de los cuales $27 billones se obtendrán a través de subastas y sindicaciones, $1 billón con la emisión de TES Verdes en el mercado local, lo que representa una disminución en el total de subastas de 16% frente a 2022, y $8 billones por colocaciones directas.

/EL COLOMBIANO