´Adiós maestro Aníbal, fuiste un ser humano excepcional´

Un sentido homenaje le hizo el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, al igual que el periodismo samario. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA  

Sus amigos, exalumnos del Liceo Celedón, gestores culturales, colegas tanto periodistas como ingenieros agrónomos y samarios en general acudieron ayer a la Eucaristía solemne oficiada en la Funeraria Americana de Santa Marta por el descanso eterno de Aníbal Segundo Ceballos Camargo.

Tal y como estaba previsto el acto litúrgico se cumplió cuando promediaba las 2:10 de la tarde y una vez finalizado, los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta cargaron el féretro hasta el vehículo que lo llevaría hacía el parque cementerio Jardines de Paz en Mamatoco.

Una máquina bomberil encabezó la caravana con algunos automotores que recorrieron la Avenida del Libertador hasta el camposanto. Justo al frente de la vía de acceso a Jardines de Paz sonó la sirena, la cual fue respetada por los conductores que detuvieron la marcha para permitirle el cruce al cortejo fúnebre.

Vale mencionar que a la unidad móvil del Cuerpo de Bomberos no le fue permitido el acceso al cementerio ya que se debía contar con un permiso previo. Su conductor debió estacionarse y darle paso al vehículo que transportó el ataúd hasta la zona especial de cremación.

Después de un breve recorrido a pie y con todos los asistentes reunidos, un grupo cargó el féretro y lo ingresó al cubículo mientras una bella melodía repetía el estribillo “ganador de mil batallas… un verdadero guerrero”. Fue un momento lleno de nostalgia, de quebranto interior, sublime, emotivo, melancólico y donde las lágrimas enjuagaron las mejillas al recordar al excelente ser humano que partió a la eternidad.

En medio del dolor por la despedida al ‘Decano del periodismo del Magdalena’, el colega Juan Alberto Padilla Arnedo, el hijo de Pescaíto, amplificó una entrevista concedida por el artista, comunicador y bombero Aníbal Segundo Ceballos Camargo.

Su voz inconfundible resonó en el corazón de Ada, Aníbal José, Ruby y demás familiares aliviando un poco el dolor causado por su ausencia física. A todos nos estremeció el alma y bastó una frase del artista para ejercitar los músculos del rostro y espantar la melancolía. Ese era Aníbal Segundo en vida, un hombre probo, mamagallista, franco, directo y sin rodeos.

Algunos de los asistentes con quienes pudimos dialogar: Teodoro Gómez, ‘Beto’ Riascos, Walter Martínez Polo, José Acuña Campo, Loly Cormane, Diosamanda Lizarazo, Montiner Alvis y Rafael Darío Jiménez, coincidieron al afirmar que el fallecimiento del maestro Aníbal Ceballos es una gran pérdida para la ciudad.

Edinson González dijo que Aníbal Ceballos fue un baluarte de la cultura y del periodismo. “Fue una persona generosa y un amigo sincero. Indiscutiblemente cuando se va un valor de esta naturaleza nos parte el corazón y nos duele el alma. Aníbal deja una huella insoslayable en la ciudad, fue un hombre de criterio con ideas de avanzada. En la parte cultural fue un promotor del arte y forjó a varios artistas como Ximena, Álvaro González,

José Peralta y hasta nosotros que fuimos finalistas en los festivales que él organizó”, recordó González.

Por su parte Carlos Calvano, quien preside la Asociación de Exalumnos del Liceo Celedón, dijo que Aníbal Ceballos deja una huella importante en Santa Marta en múltiples áreas del conocimiento. “Nos deja un vacío enorme porque ha sido el mejor humanista que he conocido entre mis amistades. Aníbal era un hombre completamente cívico que pensaba en cada momento en su ciudad, en su gente, en sus amigos y en su familia”, recalcó Calvano.

Comentó que en los próximos días se le rendirá un homenaje póstumo en las instalaciones del glorioso Liceo Celedón con una ‘sembratón’ de árboles frutales y maderables con el propósito de exaltar su legado y compromiso por la preservación del medio ambiente.

De manera oportuna informará la fecha de la actividad y aprovechó para invitar a las entidades encargadas del medio ambiente y a la ciudadanía en general para que donen algunos arbolitos de mango, guayaba, limón, guanábana y otros que pueden llevarlos al Liceo Celedón.

El médico Rubén Darío Cardona también recuerda con profundo afecto a Aníbal Ceballos Camargo y le envió sus condolencias a su esposa Ada. “Con este breve mensaje quiero darle las gracias a mi amigo y admirado periodista, con él en mis años de juventud compartimos retos en pro de los muchachos y jóvenes adultos alrededor de la defensa y el intento de alejarlos de las cosas que destruyen vidas como las drogas y el alcohol”.

Y agregó “Aníbal, fuiste uno de los gestores de la historia actual que procuraremos cumplir con lo que nos enseñastes a muchos. Recuerdo que contigo acompañamos más de una vez esos espíritus rebeldes e inteligentes que luchábamos por una Colombia justa y solidaria, esto me permite recordar a Rakamandaka (A. Hernández, A Jarquín, Bateman) y a mi padre Eddie, una de las personas que más te admiraba y con la que tuve el privilegio de compartir de joven tus brillantes y jocosas reflexiones sobre el momento y el futuro de nuestra ciudad y país”.

Rubén Darío recordó un lleno impresionante de la plaza de La Catedral con Navarro y Jacquin en ese primer proceso por La Paz Total que Colombia y Santa Marta merecen para ser un referente mundial de la vida. “Aníbal con respeto, admiración y gratitud, vivirás en el recuerdo de una generación que vio el triunfo de Petro y que trabajaremos incansablemente por un país, un Distrito y un Departamento en paz. Hasta luego amigo y a tí Ada, mi abrazo fraterno por ser esa gran mujer que acompañó a ese gran hombre y amigo”.