Campesinos buscan garantizar seguridad alimentaria y agraria 

EN EL MAGDALENA 

POR 

EDGAR 

TATIS GUERRA 

Con el propósito de seguir garantizando una seguridad alimentaria a los habitantes de los diferentes municipios del Magdalena, los campesinos del área rural se han asociado para hacer parte de la reforma rural integral agraria. 

Según lo manifestado por Sandra Milena Yaruro, delegada de la organización ‘Somos Tierra’, este fin de semana se realizó una reunión con la participación de las asociaciones campesinas del departamento de Magdalena incluidos los municipios PDET, con el objetivo de seguir afianzando esa hoja de ruta que se articula al Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026 del presidente de la República Gustavo Petro Urrego.

“Las comunidades campesinas del Magdalena continúan en su proceso de fortalecimiento integral en aras de poder garantizar la seguridad alimentaria, a través de los cultivos, procurando que el apoyo gubernamental en el mejoramiento de las vías que faciliten sacar las cosechas, reactivar la economía y elevar la calidad de vida”, manifestó la delegada de ‘Somos Tierra’.

Comentó además que en esta apuesta se focalizan siete ejes principales encaminados a lograr una transformación del campo que le permita a las zonas rurales del Magdalena (veredas y corregimientos) superar las dificultades que han truncado el desarrollo agrario.

Entre las conclusiones de la reunión que contó con la asistencia de los delegados de Caja Agraria, Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena, del secretario de Desarrollo del Magdalena, Fredy Tapias; Huber Ballesteros, directivo de la CUT; Raquel Garvin Rojas, delegada ‘Somos Tierra’ y otros más, se acordó que la coordinadora hará una gira por los distintos municipios del Magdalena para motivar la conformación de las coordinadoras municipales con la participación de las mujeres afro, indígenas, jóvenes, víctimas, pescadores y artesanos.

También se realizarán reuniones subregionales para elegir a los representantes a la mesa ejecutiva departamental, previo a la próxima reunión de ‘Somos Tierra’ en la primera semana de marzo de 2023.

Cabe destacar que la coordinadora agraria, étnica y campesina de Colombia ‘Somos Tierra’ se constituyó hace 4 años aproximadamente y en Magdalena ya completa 2 años de actividades con todas las asociaciones recopilando sus necesidades en cada sector para que fueran insumos valiosos en la construcción de la política pública de la reforma agraria y el modelo de desarrollo rural en Colombia.

Sandra Yaruro, quien es presidenta de la Asocomunal Sierra Nevada, jurisdicción Ciénaga y ejerce como secretaria de la Federación Comunal del Magdalena, precisó que se ha trabajado con las juntas rurales que se han venido empoderando junto a las comunidades en un trabajo en equipo fortaleciendo a los líderes y dándoles el respaldo que estos necesitan para avanzar en la transformación de las zonas rurales.

“Del 2 al 4 de diciembre del 2022 asistimos a la convención nacional campesina en donde estuvo el presidente Gustavo Petro junto a la vicepresidenta Francia Márquez, varios ministros del gabinete y el director nacional del programa PDET. Fue una reunión fructífera en donde se definieron siete ejes principales o pilares para ayudar a resolver las necesidades más urgentes de las zonas rurales”, indicó.

Mencionó que en el marco del Acuerdo de Paz firmado en La Habana (Cuba) quedaron unos pilares básicos tendientes a ser materializados en el corto y mediano plazo. Entre esos compromisos se plantea la creación de los mecanismos institucionales y comunitarios que permitan la implementación de los programas nacionales de la reforma rural integral; la inclusión de un capítulo especial en el Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026 y otro sobre la inclusión del campesinado; la creación del Viceministerio de Reforma Agraria y Desarrollo Campesino, inclusión del enfoque diferencial de género en todos los programas y proyectos de reforma agraria; reglamentación de la ley de mujer rural; creación del sistema nacional de zonas de reservas campesinas; reconocimiento de los derechos de propiedad sobre la tierra de los campesinos, indígenas y afrodescendientes.