Pistoleros asesinaron a dos amigos cuando conversaban

Un doble asesinato se registró en la calle 56 con carrera 4E del barrio Villa Sol, de Soledad, a donde arribaron sicarios desconocidos y, sin mediar palabras, dispararon de manera indiscriminada contra los dos hombres que conversaban en el lugar.

Las víctimas fueron reportadas como Carlos Andrés Palacio Garays, de 26 años, natural del corregimiento de Santa Mónica, en el municipio de Magangué, Bolívar, quien dejó una hija de 5 años y a su esposa con seis meses de gestación, y se dedicaba a la limpiar los tanques en el acueducto. Mientras que, Armando Quintero Reyes, de 37 años,  logró ser auxiliado y llevado hasta las instalaciones de la Clínica Adelita de Char.

Según el informe policial, el ataque se registró a las 7:32 de la noche, momentos en que las víctimas se encontraban sentadas conversando, y fueron sorprendidas por los desconocidos que abrieron fuego, causarle la muerte en el acto a Palacio Garay, y dejando en grave estado a Quintero Reyes, quien fue encontrado en medio de un charco de sangre producto de los balazos.

“Él residía allí al lado de donde ocurrieron los hechos. Estaba sentado hablando con el otro hombre cuando llegaron esos desconocidos disparando», contó un familiar de Carlos Andrés, quien no se explica que pudo haber pasado esa noche.

Rápidamente, el afectado fue auxiliado por la comunidad y trasladado a la urgencia de la clínica en mención, donde luego de ser intervenido quirúrgicamente falleció. De inmediato, peritos forenses de la Sijín de la Policía Metropolitana de Barranquilla realizaron la inspección técnica de los cuerpos, los cuales fueron llevados a la morgue de Medicina Legal y Ciencias Forenses donde la mañana de ayer le practicaron la necropsia de rigor antes de ser retirado por sus seres queridos.

Tras lo sucedido, un grupo de investigadores llegó al sitio del ataque y compiló información que permitirá las pesquisas necesarias que permitan el esclarecimiento del caso, pues, de momento, los móviles no han sido preclaros. «Carlos no tenía problemas con nadie. No sabemos qué pudo haber pasado y queremos que se haga justicia», expresó un familiar de una de las víctimas del ataque a bala.