“Médicos le aplicaron un medicamento y me lo entregan retorcido” 

DENUNCIA SU MADRE 

El afectado ingresó a la clínica Bahía por un accidente que sufrió y fue dado de alta con afectaciones más graves en su cuerpo, según su progenitora.

Una grave denuncia hizo a través de las redes sociales una madre en contra de la clínica Bahía, ubicada sobre la carrera 19 con calle 28 C de Santa Marta, tras un presunto mal procedimiento que realizaron los médicos en turno con su hijo que ingresó allí tras sufrir un accidente de tránsito.

De acuerdo con la denunciante, identificada como Clemencia, hace dos días su hijo, reportado como Leider Candanoza, fue intervenido quirúrgicamente debido a una fractura que sufrió en uno de sus brazos. Sin embargo, los dolores persistían.

“Los médicos de turno le dicen a mi hijo que le van a dar salida, entonces él se colocó violento y pateó una de las puertas, pues decía que como lo iban a mandar para la casa con el dolor que presentaba en su brazo pese a que ya había sido intervenido”, dijo Clemencia.

La madre relató que su hijo después de arremeter contra la infraestructura del centro asistencial fue en busca del ortopedista, pero al no encontrarlo, una enfermera lo regresó a su habitación.

“Él entró a la habitación y le pedí que se calmara porque las cosas no se manejaban así. Entonces a eso de las 4:30 para 5:00 de la tarde, las enfermeras le colocaron morfina y haloperidol, de este último le inyectaron una jeringa grande y llena directo a la vena; él al sentir el primer chorro empezó a gritar, sin embargo se la pusieron toda”, agregó la denunciante.

Clemencia aseguró que una vez su hijo recibió el medicamento (haloperidol) se durmió y cuando despertó empezó a retorcerse. “Las manos, la boca y no puede caminar. Yo fui a ‘insecar’, porque él ya ha entrado allí y un médico amigo mío me dijo: se la embarraron, porque ese medicamento tiende a dar somnolencia, se le olvida a la persona como se llama y la gente se va torciendo”, puntualizó.

Indignada por lo ocurrido, la mujer afirmó que no retirará a su hijo hasta que la clínica se lo entregue como ingresó, pues el afectado solo sufrió una fractura en su brazo y ahora llegará a su casa con su cuerpo retorcido.