“A Reficar le sale más caro producir, que lo que obtiene por sus ventas”

299

La Contraloría General de la República cuestionó los estados financieros de la Refinería de Cartagena (Reficar) al cierre del 2017 cuando alcanzó utilidades por 48.094 millones de pesos. Según el ente de control, en este caso se evidenció “un ajuste contable de reversión de deterioro”, que aunque es legal incidió en el resultado operacional cuando la realidad podría ser diferente.

“Esta reversión ocurre luego de que en las vigencias 2014 a 2016, la refinería acumulara una pérdida por deterioro, por valor de 1570 millones de dólares. Durante los referidos años la refinería se devaluó, sin siquiera haber sido puesta en marcha”, dijo el ente de control y señaló que ese escenario es “diferente a lo ocurrido en la vigencia 2017 cuando presentó una valoración por sus presuntos resultados futuros”.

 

Para la Contraloría, si Reficar no hubiera realizado este ajuste “tendría un resultado mejor que en la vigencia 2016, en la que obtuvo una pérdida de 2.4 billones de pesos, sin embargo, sería negativo llegando a una pérdida de 1.4 billones de pesos”.

De acuerdo con la Contraloría, al comparar este valor con el costo en libros de la refinería, al cierre de 2017, los cálculos dan como resultado una diferencia de 1.5 billones de pesos, cifra que al registrarse en estados financieros aumenta el valor de la refinería y en consecuencia sus ingresos y utilidad.

“Este incremento de valor proviene de estimaciones realizadas por Reficar en las cuales se espera que la refinería genere mejores ingresos a menores costos y poco tiene que ver con la situación actual de la misma. Esto se corrobora con la perdida bruta de 52.838 millones, revelada en los estados financieros al cierre de 2017”, explicó el ente de control.

 

En ese sentido, para el ente de control la refinería continúa dando pérdidas que para el 2017 ascendieron a 52.838 millones de pesos, debido a que el costo de ventas sigue siendo mayor que los ingresos operacionales por lo que “A Reficar le sale más caro producir que lo que obtiene por sus ventas”, dice la Contraloría y añade que la viabilidad de la modernización de la refinería estaría en entredicho ya que Ecopetrol asumió la deuda de Reficar lanzando un salvavidas que mejora notablemente sus resultados actuales y futuros.

“Esto deja en entredicho los verdaderos resultados de la viabilidad del proyecto de modernización que se vendió a los colombianos y las capacidades operativas actuales de la refinería, cerrando la puerta a un ejercicio de control directo sobre el proyecto. En la estructuración inicial de la refinería se suponía que ésta iba a ser autosostenible y produciría utilidades para el país y no sería una carga para Ecopetrol y el país, como está pasando actualmente”, explicó el ente de control.

 

El organismo también cuestionó hasta cuándo Ecopetrol podría continuar “rescatando” a Reficar, pero aclaró que la deuda asumida por la estatal petrolera no es significativa por la magnitud de sus operaciones, en donde el impacto negativo de la refinería se camufla con los resultados positivos de la Ecopetrol. Bogotá Colprensa.

También podría gustarte