Las FARC se comprometieron a no recurrir al narcotráfico

En la noche del lunes (9 de abril) fue capturado, por orden de la Fiscalía General de la Nación, Seuxis Pausivas Hernández Solarte, más conocido como Jesús Santrich, miembro de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Santrinch es señalado por la Fiscalía y la Interpol de haber acordado proveer 10.000 kilográmos de cocaína con destino a Estados Unidos.

Hoy el país retoma los compromisos a los que llegaron las FARC tras la firma de la paz. El 1 de diciembre de 2016 entró en vigencia el Acuerdo Final de Paz donde el Gobierno y las FARC suscribieron 6 puntos que lo refrendaban. El cuarto aspecto, es el relacionado con el narcotráfico.

 

REFORMA RURAL INTEGRAL: TRANSFORMACIÓN EN EL CAMPO

De acuerdo con el documento de 297 páginas, donde quedo el registro de los puntos que blindan la paz, este punto fue acordado el 26 de mayo de 2013 logrando definir el acceso y uso de la tierra con la creación del fondo de tierras para campesinos expropiados y la formalización de la propiedad.

 

PARTICIPACIÓN POLÍTICA: APERTURA DEMOCRÁTICA PARA CONSTRUIR LA PAZ

El anuncio de este acuerdo fue el 6 de noviembre de 2013, con el objetivo de impulsar la participación de nuevas voces y la creación de partidos. Asimismo, busca fortalecer los mecanismos para promover la transparencia en los procesos electorales.

Este punto, además, contempla la creación de Circunscripciones transitorias especiales de paz en las regiones más golpeadas por el conflicto, para garantizar la inclusión política. A este punto los miembros de las FARC se acogieron para crear su partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que mantiene sus siglas FARC, y participar en las elecciones de Cámara y Senado de este año, así como tener un candidato para las presidenciales.

 

VERDAD, JUSTICIA, REPARACIÓN Y NO REPETICIÓN: VÍCTIMAS Y JUSTICIA TRANSICIONAL:

Este punto se selló el 15 de diciembre de 2015 y fue el más largo de todo el proceso porque incluye el apartado de justicia transicional.

Aquí se contempló la creación de un sistema integral conformado por mecanismos judiciales y extrajudiciales para garantizar los derechos de las víctimas con verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Así mismo, la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), con el objetivo de que juzgará los delitos de lesa humanidad y graves crímenes de guerra cometidos por las FARC.

 

SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE DROGAS ILÍCITAS:

El cuarto punto del acuerdo de paz fue anunciado el 16 de mayo de 2014, en él se abordó el problema de los cultivos ilícitos y se propuso una solución desde un enfoque de desarrollo rural.

Así mismo, las FARC se comprometieron a dejar el narcotráfico que, “en función de la rebelión”, hubiesen practicado y fortalecer la lucha contra el lavado de activos en todos los sectores de la economía. También se estableció que toda erradicación de los cultivos sería manual, así como la implementación de programas de Prevención de Consumo y Salud Pública para los adictos, con énfasis en rehabilitación.

 

FIN DEL CONFLICTO:

Este acuerdo se dio a conocer el 25 de agosto de 2016, en él se trazaron líneas de acción en asuntos como el cese de hostilidades y la dejación de las armas por parte de las FARC con supervisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la comunidad internacional.

El 3 de octubre de ese mismo año, inicio el conteo de los 180 días para que la exguerrilla dejara las armas para reunirse en zonas veredales y puntos de transición. Es en este mismo punto donde las FARC transitaron de la ilegalidad a la política con la garantía de 10 curules en el Congreso.

 

IMPLEMENTACIÓN, VERIFICACIÓN Y REFRENDACIÓN:

Este último acuerdo, que también se dio a conocer el 25 de agosto de 2016, manifestó que el Gobierno y las FARC escogieron, en su momento, como mecanismo de refrendación el plebiscito llevado a cabo el 2 de octubre de ese año que dio como resultado el ‘NO’.

Así mismo, se estableció una comisión de seguimiento y verificación integrada por 3 representantes del Gobierno y 3 de las FARC o de su eventual partido político. De igual forma, con el fin de verificar el estado de la implementación se solicitó a la ONU corroborar la reincorporación de las FARC a la vida civil.  Bogotá Colprensa.

También podría gustarte