Cumbre Nacional de Mujeres y Paz

En esta ciudad se dará inicio al segundo ciclo de la Escuela de Formación Política Regional que se desarrollará del 20 de abril hasta el 23 de junio del presente año.

Esta segunda fase tiene contemplado su desarrollo entre el 20 de abril hasta el 23 de junio de 2018, priorizando los departamentos del Magdalena, Huila, Tolima, Bolívar y Cesar.

 

La Cumbre Nacional de Mujeres y Paz regresa a los territorios colombianos desde el 20 de abril de 2018 con la Escuela de Formación e Incidencia Política Regional, que se encuentra fortaleciendo capacidades desde el 2017 en más de 400 mujeres de todo el país.

La Cumbre Nacional de Mujeres y Paz, con el apoyo de la Unión Europea, implementará la segunda fase de un proceso de fortalecimiento de capacidades con mujeres lideresas territoriales, que les permitirá desarrollar acciones de incidencia y seguimiento a la implementación y verificación del Acuerdo Final desde la perspectiva de los derechos de las mujeres.

La segunda fase tiene contemplado su desarrollo entre el 20 de abril hasta el 23 de junio de 2018, priorizando los departamentos del Magdalena, Huila, Tolima, Bolívar y Cesar, contando, además, con la participación de mujeres de otros territorios donde las organizaciones de la Cumbre desarrollan procesos y experiencias en construcción de paz y derechos de las mujeres: Guajira, Atlántico, Sucre y Córdoba. En la primera fase que tuvo lugar en 2017, participaron mujeres de Antioquia, Cauca, Nariño, Chocó, Meta, Putumayo, Caquetá, Amazonas, Santander, Boyacá y Sur de Bolívar.

La Escuela permite el intercambio de capacidades, conocimientos y experiencias entre las lideresas a través de un diálogo abierto y reflexivo. El Acuerdo Final de Paz en clave de derechos de las mujeres y su andamiaje institucional, es el eje central del proceso formativo. Bajo este marco se enfatiza en las medidas específicas para mujeres y los grupos étnicos, el Sistema Integral de Verdad Justicia Reparación y Garantías de No Repetición, el Programa de Desarrollo Territorial, el Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, las Circunscripciones Especiales de Paz, así como en el uso de instrumentos para hacer seguimiento a la implementación y verificación del Acuerdo Final de Paz.

Al final del proceso formativo se espera que las mujeres cuenten con una mayor apropiación y comprensión del Acuerdo Final de Paz y de su arquitectura institucional, además de lograr nuevas capacidades en el uso de herramientas para su exigibilidad y seguimiento en materia de derechos de las mujeres, para que así puedan incidir en las agendas políticas de las regiones para que se incluyan los intereses estratégicos de las mujeres de cara a la implementación del Acuerdo Final.

También podría gustarte