La acalorada discusión entre Álvaro Uribe y Carlos Galán

238

Un muy fuerte enfrentamiento verbal tuvieron los senadores Carlos Fernando Galán (Cambio Radical) y Álvaro Uribe (Centro Democrático) durante el debate que se cumplió en la plenaria de la corporación y en donde el centro del debate fueron los errores que se han presentado en diversas poblaciones sobre los pagos de la valorización y los planes de ordenamiento territorial, en especial en Cundinamarca.

La discusión tuvo varios momentos. El primero cuando Galán en su exposición manifestó que Jerónimo y Tomás Uribe, los hijos del expresidente, quienes compraron un predio en la zona franca de occidente en el municipio de Mosquera y con el  cual -dijo-  se beneficiaron en el pago de los impuestos porque tan sólo pagaron 56 millones de pesos para un terreno que estaba valorado en más de 130 mil millones de pesos.

El expresidente no dejó terminar a Galán y con gritos le interrumpió para acusarlo que desde la Fundación Luis Carlos Galán (padre del senador Galán) se han hecho malos manejos de dineros públicos.

“Voy a referirme al tema específico que involucra a los hijos míos y me voy a referir al POT (Plan de Ordenamiento Territorial), al Plan Parcial, a la Plusvalía, al índice de ocupación y a los fallos”, y luego de esto siguió con una exposición jurídica de lo que según aseguró fue la validez de la negociación del predio de la empresa de sus hijos.

Pero los momentos más álgidos llegaron dos horas después, cuando el senador Galán retomó la discusión para hacer las conclusiones en donde volvió a referirse a la situación de los terreros de Mosquera y aclaró que nunca aseveró que los hermanos Uribe hubieran evadido el pago de los impuestos, sino que cuestionó el procedimiento como la alcaldía de ese momento proyectó el pago de ese tributo.

Y otra vez, a gritos y con el respaldo de voces de otros senadores de su partido, Álvaro Uribe sostuvo: “yo no soy negociante con el Estado y su padre nunca negaba que un colombiano podía ser empresario. No sea mentiroso. Yo no hago negocios con el Estado como lo hace la familia Galán”.

Ante la difícil situación del momento, el presidente del Senado, Efraín Cepeda, le pidió mesura a Uribe y sus compañeros, pero ante la acalorada discusión que se mantenía tuvo que levantar la sesión, luego de que Uribe se desplazó hasta al atril a increparle a Galán que sus hijos no son contratistas del Estado.

Ya con la sesión levantada se dio el último momento álgido de la discusión, cuando en la parte de atrás del salón de sesiones los senadores Galán y Uribe, a grito vivo, continuaron la discusión mientras que el presidente Cepeda les pedía terminar el impasse.

A Uribe se le notaba agitado y en momentos incluso intentó retirar a la fuerza una silla para liberar el camino y alcanzar a Galán y seguir la discusión. Su acción era acompañada por voces de senadores del Centro Democrático que respaldaban a rabiar a su jefe. Bogotá Colprensa.

También podría gustarte