Corrupción y crisis de venezuela, los ejes de la cumbre de las américas

261

Bogotá Colprensa. La VIII Cumbre de las Américas que empieza este viernes, 13 de abril, en Lima (Perú) y a la que asistirán 21 países tiene la misión de generar discusiones y rutas que frenen la ola de escándalos de corrupción que se han presentado en la región durante los últimos tiempos, así como poner sobre la mesa la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela.

Y es que son varios los hechos de corrupción como Odebrecht y  Lava Jato han los que sacudido el continente; paradójicamente, es lo que  tiene a Martín Vizcarra llevando las riendas de Perú, ahora anfitrión del encuentro, luego de que Pedro Pablo Kuczynski renunciara a la Presidencia de ese país por las investigaciones que se adelantan en su contra, por supuesta corrupción.

Con este panorama, sumado a la no asistencia de Nicolás Maduro en representación de Venezuela y con la confirmación de Donald Trump se convertirá en el primer presidente de Estados Unidos en no asistir a este encuentro, uno de los más importantes para las Américas en términos de relaciones y compromisos multilaterales en diferentes aspectos.

Sin embargo, las expectativas recaen sobre lo que se pueda discutir alrededor de Venezuela luego de que el Gobierno peruano, con apoyo de otros países, decidiera no invitar al presidente Maduro y que afirmara que este tema es de vital prioridad para la región. Ante este hecho, Maduro aseguró que esta cumbre no tenía relevancia ni prioridad en la política exterior de Venezuela y confirmó que no asistirá este 13 y 14 de abril al evento.

Frente a esta situación, el experto en relaciones internacionales Rafael Piñeros asegura que la inasistencia de Maduro en la cumbre no significa que no se puedan adelantar los temas de debates ya establecidos. “Cuando se hizo en Colombia tampoco asistió. La relevancia en este caso se da porque en este contexto hay una diferencia ideológica entre él y los líderes de la región. Pero en términos globales, las discusiones que allí se den no son vinculantes, son solo rutas”, agrega.

Miguel Gomis, analista de temas internacionales, apoya esta teoría y añade que la contundencia  con la que en América Latina se está rechazando el  accionar de Maduro y la decisión de no invitarlo a la cumbre reflejan que en los gobiernos de la región hay un cambio de ciclo político más a fin a la derecha. “Hay un cambio de ciclo en el que se agudizan las críticas por los cambios de gobiernos y por la crisis tan evidente que atraviesa Venezuela. Esto genera fuertes motivos para centrar discusiones en torno a dicha  situación. Pero no es sorprendente que no asista”.

En cuanto a la no presencia de Trump en el evento, según Gomis, refleja que el presidente de los Estados Unidos no tiene a América Latina como una prioridad en la agenda, “aunque si no asiste tampoco pasa nada”, según dice.

“Para Donald Trump América Latina nunca ha sido una prioridad y no lo va a ser y el hecho de que no asista a la cumbre, ni a Colombia como había anunciado, lo demuestra. Estados Unidos lleva años perdiendo velocidad en la región y parece que lo único que le importa es Centro América por el tema de los migrantes”.

En reemplazo de Trump estará el vicepresidente de ese país, Mike Pence, quien aprovechará los dos días del evento para tener reuniones bilaterales con el presidente de Argentina Mauricio Macri;  de Colombia, Juan Manuel Santos;  Sebastián Piñera de Chile, y Martín Vizcarra de Perú.

Por otro lado, según Rafael Piñeros, aunque los resultados de las cumbres no son vinculantes, sí sirven para encontrar consensos políticos en las regiones, es de vital importancia que el tema de la corrupción sea el eje central del evento porque refleja que los gobiernos están preocupados por recuperar la confianza de la ciudadanía en este sentido. “Es muy difícil que de allí salgan lineamientos claros para trabajar, pero sí es importante que se hable del tema porque quiere decir que los gobiernos les importa  lo que está pasando con la corrupción”.

Gomis, añade que  la sociedad civil cada vez es menos tolerante frente a los temas de corrupción y ese hecho se constituye en un elemento positivo. “Las personas cada vez son menos tolerantes frente a la corrupción y eso es positivo. Hay un viraje en la población que hace que ya no tolere con tanta facilidad estos temas porque hay menos recursos para invertir en políticas públicas que tienen grandes repercusiones sociales”.

La Cumbre de las Américas se realiza en paralelo a la Cumbre Empresarial donde  se comparten perspectivas económicas de América Latina, así mismos se realizan foros sobre los pueblos indígenas, de jóvenes y de la sociedad civil para que sirvan de insumos a la hora de generar discusiones entre los mandatarios en relación a dichos temas.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, viajará este viernes con su comitiva para participar en el evento, al que se calculan asistan cerca de dos mil personas.

También podría gustarte