Último adiós a patrullero magdalenense asesinado

348

Escenas de dolor  se vivieron en la iglesia San Juan Bautista de El Retén, cuando dos de los familiares del patrullero se aferraron en el ataúd.

 

El cuerpo del Policía fue escoltado por el Departamento de Policía Magdalena y recibido en El Retén por sus paisanos, quienes  le hicieron calle de honor con una vela en sus manos.

 

Dolorosas escenas se vieron ayer en el municipio de El Retén, cuando fue despedido en medio de honores el patrullero de la Policía José Alejando Saade Ballesteros, asesinado por el ‘Clan del Golfo’, junto a otros siete compañeros mientras escoltaban a un juez, dos fiscales y a personal de la Unidad de Restitución de Tierras que entregaría unos terrenos a varios desplazados en la vereda El Tomate, de San Pedro de Urabá, la mañana del miércoles.

Los restos mortales de Saade Ballesteros, eran esperados desde entonces por sus familiares y reteneros, pero su arribo a esa población se vio interrumpida por el cotejo de su identificación que realizaba Medicina Legal en la ciudad de Medellín.

Tras dos días de zozobra, los habitantes de ese municipio ubicado en medio de Fundación y Aracataca, se agolparon a los lados de las calles con una vela en mano por donde pasaría la carroza fúnebre con el cuerpo del patrullero que llegó a las 11:50 de la noche; varios carros patrulla de la institución, anunciaban con sus sirenas encendidas que había llegado Saade Ballesteros. “Héroe, héroe, héroe” gritaban a todo pulmón en medio de lágrimas los reteneros, parecía que les habían arrancado un pedazo de cada uno de ellos.

En la residencia ubicada en la carrera 6 número 4-48 del barrio Centro, se vivían momentos de desespero, su madre, su abuela, tía, padre, hermanos y resto de familiares, entraron en crisis, se tenían que enfrentar a la realidad, realidad que pensaban era un sueño del cual querían despertar y encontrar los mensajes de las redes social de “buenos días” que les envía su ser querido todos los día.

 

ACTOS PROTOCOLARIOS

Hasta la casa donde se encontraba en cámara ardiente el cuerpo de José Alejando Saade Ballesteros, llegó el Alcalde, el comandante del Departamento de Policía Magdalena y otras personalidades, que acompañados por un familiar del joven de 23 años, encabezaron un acto de protocolo como preámbulo a la despedida de esta nueva víctima del conflicto interno que vive Colombia.

Con palabras entrecortadas por el dolor, los encargados del discurso trataron de resaltar la memoria y el sacrificio dado al país por parte del Patrullero que juró un día defender la nación con su propia vida.

 

DESPEDIDO COMO HÉROE

Las calles del pueblo se convirtieron en ‘ríos humanos’. Desde los más viejos hasta los más chicos querían acompañarlo desde el lugar donde vivió en vida, pasado por la iglesia San Juan Bautista, donde el Departamento de Policía Magdalena, comandado por el coronel Faber Dávila Giraldo le realizaron los honores, para luego cortejarlo hasta su última morada en el Cementerio Municipal.

SEPELIO SIN PRESEDENTES

Como si fuera conocido por cada uno de los reteneros, fue despedido este héroe vestido de verde oliva. Según lo manifestado por algunos residentes de El Retén, este ha sido un sepelio sin precedentes en la historia de ese municipio.

“Ni los altos personajes que han muerto en este pueblo han sido despedido por tanta gente y con honores”, dijo el profesor Jorge Hernández, rector de la Institución Educativa Departamental San Juan Bautista, quien además explicó “hace tres días que no se escucha una nota musical. El pueblo está dolido. En ninguna parte; y no es por los dos días de duelo que decretó el Alcalde, aquí cuando sacan esos decretos, en las casas ponen música, no respetan. Hoy no fue así, porque el pueblo llora a un héroe de nuestra patria”, declaró el docente.

También podría gustarte