´Aumentaron las denuncias de trata de personas´: Gobierno

Héctor Olimpo Espinoza, viceministro del Interior.

 

De acuerdo al viceministro del Interior, Héctor Olimpo Espinosa, en Colombia han aumentado las denuncias por trata de personas durante el primer trimestre de 2018, en comparación  al año a anterior.

 

“Tenemos un total de 98 casos denunciados en 2017 y un incremento en este trimestre (enero a marzo) de 8 casos más de denuncias. Esto no necesariamente quiere decir que se haya incrementado la comisión del delito, sino que se ha incrementado la denuncia”, afirmó el funcionario.

El ministro también manifestó su preocupación por el que dijo sería un subregistro de los casos, esto debido a hechos  no denunciados, y agregó que los territorios  donde más se está presentando este delito es la Costa Caribe, la Costa Pacífica, el Eje Cafetero, Bogotá y Medellín.

“La primera guerra que tenemos que dar es contra el subregistro, que son una cantidad de acontecimientos de trata de personas que se dan, pero que no se denuncian por desconocimiento o por temor, o porque no hay conciencia de que hay toda una institucionalidad que está dispuesta a proteger y restablecer los derechos de las víctimas”, agregó Espinosa.

Según el viceministro el Clan del Golfo y otras estructuras criminales sin identificar son las que están detrás de estas redes criminales.

 

ENCENDIDAS LAS ALARMAS

La oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito prendió las alarmas por los reportes del Ministerio del Interior sobre la trata de personas.  

Entre las principales finalidades de este delito están la explotación sexual, el trabajo forzado, el matrimonio servil y la extracción de órganos.

 “Sobre todo para el trabajo forzoso, pero también víctimas del tráfico de órganos. Esa la nueva tendencia y es bastante preocupante”, señaló EL representante de la UNODC en Colombia.

 El informe también señala que en el país hay departamentos que, según la ONU, pueden ser considerados como origen de víctimas de este delito.

 “Como departamentos de origen de víctimas de la trata de personas en Colombia está el departamento de Valle del Cauca, Antioquia, Risaralda y Cundinamarca”, explicó Andrés Pérez, coordinador del programa de trata de personas y tráfico de migrantes de la UNODC.

Agrega el informe también que por cada caso de trata de personas que se conoce, hay al menos 20 de los que no tienen reporte las autoridades.

En 2017 se reportaron 50 casos de este tipo de esclavitud, de los cuales 42 fueron contra mujeres y seis contra extranjeros. Aunque las cifras no son tan altas, uno de los objetivos en la capital es encontrar los casos ocultos.

Bogotá es perfecta para la trata de personas. Al recibir tantas víctimas del conflicto y migrantes en busca de un mejor futuro, sumado a las pocas condenas contra los responsables, se dan las condiciones de vulnerabilidad que necesita un explotador.   El panorama no es alentador.

Según la ONU, Colombia es un país de origen, tránsito y destino del tráfico de personas, la mayoría para explotación sexual. Como le ocurrió a Marcela Loaiza, a quien convencieron de irse a Japón a trabajar como bailarina. Ella, que fue madre a los 17 años, tomó la decisión esperanzada en poder costear un tratamiento médico para su hijo. Ya, en Asia, la esclavizó como prostituta la mafia Yakuza.

Pero la trata no se resume a explotación sexual. También es común que las mafias usen el matrimonio servil, el turismo sexual, el tráfico de órganos y en algunos casos la mendicidad como otras formas de esclavitud, que no son reportadas, ya que pocos saben que también son violaciones a los derechos humanos.

Según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), el 45 % de las víctimas de trata en Suramérica son mujeres y el 57 % de los hechos, para explotación sexual. La tendencia ahora es enviarlas a países de la región, en especial del Cono Sur.

Por su parte, el informe anual del Departamento de Estado de EE. UU. sobre Derechos Humanos señala que Colombia es uno de los países que más víctimas de este delito aportan en el hemisferio occidental. En el caso de Bogotá, en 2017 fueron 50 casos (42 fueron mujeres). Con algo llamativo: seis fueron extranjeros de Venezuela, Costa Rica y Ecuador, mientras que hubo más reportes de trata externa (33), la que se comete fuera del país, que de interna (12), aun cuando hubo cuatro casos sin identificar este factor.

También podría gustarte