Minambiente suspenderá  obras que afectan la Ciénaga Grande

El Ministerio de Ambiente, a través de un estudio técnico autorizó las obras que desarrolla la Sociedad Trupillos S.A.S., en un predio paralelo a la Vía de la Prosperidad, en jurisdicción del municipio de Sitionuevo.

El Ministerio de Ambiente a través de un estudio técnico autorizó la suspensión de  las obras que desarrolla la Sociedad Trupillo S.A.S. en el predio paralelo a la Vía la Prosperidad en la Ciénaga Grande de Santa Marta, jurisdicción del municipio de Sitionuevo, donde se están desarrollando actividades de relleno de humedales.

 

Se pudo conocer que durante la visita realizada por funcionarios y técnicos del Ministerio de Ambiente el pasado 5 de abril, lograron evidenciar que se presentó una modificación de las condiciones del suelo natural del área y también se realizó la remoción de cobertura vegetal de la zona.

Como se recordará directivos de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpomag, entregaron  a esta sociedad los permisos de captación de aguas y el de aprovechamiento forestal, cuando era evidente la afectación ambiental.

Según el concepto de la bióloga Sandra Vilardy, Decana de la Universidad del Magdalena, estas zonas de humedales fundamentales para regular los pulsos de inundación del río Magdalena son el sistema de amortiguación de las crecidas de esta fuente de agua que irriga grandes extensiones de tierra productiva de la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Por otro lado, afirma que estos pantanos temporales son hábitat fundamental para muchas especies como las aves. Sin embargo, con estas acciones de relleno, estos ecosistemas las han ido perdiendo poco a poco.

 

GENERALIDADES DE LA CIÉNAGA

En diciembre pasado, con la presentación de los resultados del plan piloto de monitoreo de la Ciénaga Cerro de San Antonio, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, y la empresa Energesis Natura, se llevó a cabo la jornada de trabajo que desarrolla el Componente 2 del Plan de Acción para la Recuperación Integral de la Ciénaga Grande de Santa Marta: Estado Ecológico del Humedal.

Este plan busca analizar diaria y simultáneamente el estado fisicoquímico del complejo cenagoso, permitiendo que se generen datos continuos y de manera permanente. Luis Carlos Gutiérrez, vicerrector de Extensión y Proyección Social de la Universidad del Atlántico,  explicó que con esta nueva red de monitoreo se estarían corrigiendo los errores que se tienen al momento de hacer muestreos manuales y puntuales, “para esto se inicia el trabajo en la ciénaga a las 8:00 de la mañana y se termina a las 4:00 de la tarde, esto quiere decir que entre la primera estación y la última existe una diferencia de 8 horas, lo que hace que los datos no sean compatibles, lo que hace este sistema es monitorear estas condiciones de manera permanente y constante”.

Asimismo, el proyecto permitiría disminuir el costo del monitoreo, pues los estudios de los recursos hídricos se encuentran en áreas de difícil acceso, implicando altos costos en su logística, “a veces cuesta más la logística que los mismos datos que estamos asumiendo del sistema”, indicó el vicerrector.

Durante la mesa de trabajo también se socializó el proyecto ‘Los Diálogos de la Ciénaga’, iniciativa generada desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible con la universidad del Magdalena para construir una visión compartida que impulse y fortalezca la sostenibilidad, el bienestar y el desarrollo de la ecorregión.

“Lo que hemos buscado con los Diálogos de la Ciénaga es crear espacios de participación con diferentes sectores, utilizando como estrategia metodológica los escenarios de futuro, que nos permiten entender la necesidad de colaboración y el nivel de los riesgos en los que estamos, permitiendo también la construcción de una visión compartida del futuro que queremos para la ciénaga”, explicó en ese entonces Sandra Vilardy Quiroga, bióloga marina y decana de la facultad de Ciencias Básicas de la Universidad.

El proyecto contempló quince talleres y cuatro capacitaciones que lograron reunir a más de 210 personas relacionadas, entre otros sectores, con el productivo, científico, público y ambiental, así como las comunidades. Estos espacios dieron lugar a la discusión de cuatro aspectos: funcionamiento económico, sustentabilidad productiva, dimensiones del bienestar y gestión y gobernanza del territorio.

 “Contamos con un equipo integrado por biólogos, economistas, psicólogos, personas que trabajan en planificación territorial y expertos en gobernanza… En la dinámica de los talleres observamos que tenemos más cosas en común que las que nos diferencian, esto es algo positivo ya que todos manifestaron la preocupación y disposición para recuperar y conservar la Ciénaga Grande”, sostuvo Vilardy.

También podría gustarte