Entrega y responsabilidad, las claves de una buena secretaria

Angélica Fuentes Monsalvo es la secretaria general del Colegio de La Presentación, cargo en el que fue nombrada este año, por la rectora, Hermana Nubia Teresa Barco, luego de 12 años ejerciendo como auxiliar de secretaría.

Un claustro que se convirtió en su casa: eso significa el Colegio de La Presentación para Angélica Cecilia Fuentes Monsalvo, la mujer que funge como su secretaria general y hoy en su efemérides, es protagonista del especial que anualmente hace HOY DIARIO DEL MAGDALENA a quienes diariamente se arman de paciencia, tolerancia y alegría, para ser ‘la cara amable’ de entidades públicas y privadas en el país.

Angélica Fuentes inició su recorrido administrativo en La Presentación en el año 2006, cuando fue aprendiz de Técnico en Archivo del SENA; su formación académica fue complementada con su carrera de Técnico Profesional en Contabilidad, cursado en el Instituto de Formación Profesional de Cajamag, para luego entrar a CETECOS y titularse como Administradora de Empresas.

Su arduo trabajo ha hecho que esta samaria de 35 años ya no esté ‘tras bambalinas’ en esta dependencia –aunque prácticamente siempre lo ha hecho todo-; este año, la Hermana Nubia Tersa Barco Jurado, rectora de La Presentación, le dio su voto de confianza nombrándola como la Secretaria General del colegio, luego de 12 años en el cargo de auxiliar de secretaría junto a otro miembro de esta comunidad religiosa, la hermana Bertha Julia Marín.

“Ha sido una experiencia muy linda, una experiencia de vida, en esta institución uno aprende demasiado de todas las personas que están acá, en especial de las Hermanas. He tenido la bendición de que han pasado muchas por la Rectoría y desde que entré estuve acompañada de una gran mujer hasta el año pasado, de la cual viviré agradecida eternamente por todas las cosas que ella me enseñó”, expresó Angélica Fuentes, quien agrega que este nuevo cargo es una recompensa y una bendición de Dios, porque recoge el fruto de tanto tiempo trabajando.

La responsabilidad, honestidad, buena atención, don de servicio, disposición para lo que necesiten los demás y alegría con lo que se hace, son aspectos que para la Administradora de Empresas, deben hacer parte del perfil de una secretaria; sin alardear, dice que cumple con ellos y que han sido vitales para ganarse la credibilidad de su jefe y el personal que la rodea.

“Ese voto de confianza lo habla mi trabajo, la manera en cómo realizo las cosas, siempre trato de hacerlas lo mejor que se pueda. De ser muy atenta, responsable con las cosas, estar muy pendiente de la Hermana y de toda la comunidad, porque siempre acuden a mí por alguna situación que se les presente. Mi entrega, siempre trato de tener una sonrisa y estar a disposición de las personas; aunque hay momentos en los que uno está demasiado atareado, ocupado y no puede, pero siempre trato de sacar el espacio y cumplirles, ayudarlos en lo que necesiten”, apuntó.

De su trabajo le gusta todo, pues dice que es lo que siempre ha hecho; sin embargo, se refiere con tristeza que son muchas las personas que maltratan su trabajo con una mala actitud hacia ella; asimismo reconoce que también muchas de sus colegas reciben al público con esa mala vibra e invita a cambiar ese factor negativo.

“Uno se encuentra con personas que son muy groseras o piden las cosas de una forma que no es la adecuada y hay momentos en los que uno no sabe manejar, porque vienen bastante cargadas con sus cosas, se descargan contra uno. Es feo llegar a un lugar con groserías, sobretodo porque tú llegas solicitando un servicio, una atención, estás requiriendo algo de nosotros; al contrario, debes venir amable y atento. Como también es molesto que alguien no siquiera te reciba y te preste atención”.

 

LABOR CON PRINCIPIOS HUMANISTAS

La espiritualidad se respira en el ambiente ‘Presentación’ y cómo no, si este centro educativo es liderado por las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación, de las que Angélica dice tiene infinidades de enseñanzas como persona, como ser humano y profesional, que le han permitido construir una mejor vida personal y familiar y marca la diferencia de trabajar en entidades como esta.

“El cambio es grande, muy diferente porque las Hermanas siempre buscan que además de la parte laboral, tengas esos espacios de interiorización. Nosotros tenemos la bendición de que todos los días antes de empezar labores, tenemos 15 minutos en los que compartimos el Evangelio. Cada dependencia tiene su espacio, pero la parte administrativa nos reunimos a las 6:00 de la mañana, compartimos la Palabra y eso te alimenta el alma, te fortalece y sé que en otras empresas no hay ese momento”, manifestó.

Dentro de estas actividades, Angélica cuenta que también participa de las ‘convivencias’, una integración de los personales administrativos, docentes y operativos donde juntos gozan, se divierten, reviven momentos y a la vez, tiene un encuentro con Dios en medio de sus labores diarias, para crecer.

También podría gustarte