Alcaldía de Bucaramanga cobrará a ambulantes por utilizar el espacio público

La Alcaldía de Bucaramanga tiene pensado cobrarles una retribución económica a aquellos vendedores ambulantes que hagan uso del espacio público. 

¿Cuánto pagarán? 

Serán cuotas módicas, dependiendo de los sitios en donde los informales desempeñen sus labores y de las temporadas en las que ofrezcan sus productos. 

Este anuncio oficial generó una nueva polémica por el manejo que se le está dando al espacio público en la meseta. 

No obstante la inconformidad, Manuel Francisco Azuero Figueroa, asesor de Despacho y jefe de Gabinete de la Alcaldía de Bucaramanga, explicó que la estrategia hará parte del Plan Maestro de Espacio Público, PMEP. 

Tal iniciativa contemplará ‘puestos de ventas regulados’, los cuales se convertirán en un valor agregado del citado proyecto. 

“Para tal fin, se definieron tres grandes estrategias asociadas a la ordenación y regulación de vendedores en el espacio público de Bucaramanga”, dijo el funcionario. 

“Se trata de lineamientos para la ubicación de puestos ambulantes, semi-estacionarios y estacionarios; además de un diseño de mobiliario para cada tipo, que los unifica y permite ejercer un mayor control sobre dichas ventas”. 

“Los vendedores ambulantes son las personas que tienen o cargan sus implementos y se desplazan por algún sector o toda la ciudad. El vendedor semi-estacionario es quien está un momento en un lugar determinado, puede tener su mobiliario, pero lo retira y no tiene ningún tipo de permanencia; y los estacionarios son quienes tienen algún lugar específico, tanto así que el mobiliario en algunos casos no se retira, como por ejemplo las casetas de la calle 36”, explicó Julián Constantino Carvajal, director de la Defensoría de Espacio Público del Municipio y secretario del Interior Encargado. 

El primero en cuestionar esta estrategia, anunciada ayer por la Alcaldía de Bucaramanga, fue el personero Omar Alfonso Ochoa Maldonado. 

Él también le hizo un llamamiento preventivo a la Alcaldía por la forma como ha abordado este asunto. 

El Jefe del Ente del Ministerio Público aseguró que “el Municipio está obligado a encauzar las decisiones oficiales dentro de los parámetros fijados por la Corte Constitucional, en materia del diseño y ejecución de los planes de recuperación del espacio público y la reubicación de los vendedores informales”. 

“En cuanto a la decisión de concentrar a los vendedores informales en parques y plazas públicas, debo advertir que los bienes de esa naturaleza no constituyen elementos o alternativas ni siquiera transitorias para recuperación de espacio público”. 

“Y en tal sentido, estas áreas no pueden ser materialmente objeto de plan alguno de reubicación en los términos y conforme las exigencias constitucionales en la materia. Mucho menos se puede pretender cobrarles a los vendedores informales por invadir estos lugares”. 

“Con un proceder de esa naturaleza, se estaría generando una condición de una eventual confianza legítima hacia los vendedores ambulantes, al trasladarlos a sitios no adecuados para la explotación de actividades comerciales, con la percepción de que sus actividades serán jurídicamente aceptadas en dicho espacio”, agregó. 

“Dicha decisión administrativa, aparte de afectar los derechos colectivos de la ciudadanía a gozar libremente de los parques y aceras, desvirtúa la finalidad a la cual se encuentran afectos los bienes de esa naturaleza, cual es precisamente su uso y goce efectivo por parte de la ciudadanía en su conjunto”, puntualizó Ochoa Maldonado. 

La Alcaldía de Bucaramanga presentó ayer, en el auditorio menor de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, el Plan Maestro de Espacio Público, PMEP. 

En palabras del alcalde de la ciudad, Rodolfo Hernández Suárez, “será la carta de navegación de la organización del espacio público para el aprovechamiento cultural, social y económico”. 

El proyecto, realizado en convenio con la UPB, que preside el rector Presbítero Gustavo Méndez Paredes, costó $ 1.257 millones. 

“La capital santandereana tiene un reto en términos de espacio público porque por un lado está lejos del estándar internacional en cuanto a metros cuadrados del mismo por cada bumangués; y por el otro, no ha sabido gestionarlo”. 

“Este Plan define una ruta, un camino para superar ese desafío”, afirmó Manuel Francisco Azuero Figueroa, asesor de Despacho y jefe de Gabinete de la Alcaldía de Bucaramanga. 

Dicha estrategia está conformada por proyectos en términos de seguridad, alumbrado público y ejercicios de urbanismo táctico. 

“Este desafío no se va a superar en el año y medio que resta de este Gobierno; la solución se dará a través de un esfuerzo sostenido entre varias Administraciones. De ahí la relevancia del Plan, para evitar que cada una tome decisiones aisladas, improvisadas e insuficientes, ya que éste organiza con 
rigor la acción del Gobierno”, agregó Azuero Figueroa. 

El PMEP, según él, surgió como una actualización del manual con que cuenta actualmente Bucaramanga, haciendo especial énfasis en los temas de accesibilidad universal. 

Por eso, plantea unas recomendaciones a nivel metropolitano, e incluso, departamental, que son relevantes para el desarrollo del espacio público y la calidad de vida de los ciudadanos. 

El secretario de Planeación del Municipio, Juan Manuel Gómez, se refirió al PMEP como “una herramienta para conocer cuáles son los proyectos que se deberían diseñar y ejecutar, y dónde se debería centrar dicha inversión”. 

“Uno de los principales objetivos de esta Administración es intentar la recuperación del espacio público, y a su vez saber cómo lo vamos a intervenir, para que las administraciones futuras tengan un norte trazado sobre dónde y cómo hacer aquellas intervenciones”, dijo el funcionario. 

Álvaro Benítez: “Estamos dispuestos a trabajar de una manera ordenada y, por supuesto, que le apostamos a volvernos vendedores 

formales. Más que pagar retribuciones económicas, necesitamos que nos dejen trabajar. No nos persigan más”. 

 

También podría gustarte