Comité comercial, el último paso de Colombia para ingresar a la OCDE

375

Desde mayo de 2013 el Gobierno Nacional ha venido realizando una serie de esfuerzos para que el país pueda ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) lo que le ha permitido estar a un paso de hacer parte de lo que se ha denominado el ‘Club de las buenas prácticas’.

Desde entonces ha ido cumpliendo con cada uno de los requisitos que exige esta organización, aprobando hasta ahora 22 de los 23 comités de revisión. Sin embargo, el tema comercial ha sido uno de los eslabones en donde más se han presentado dificultades, principalmente en aspectos como la chatarrización de vehículos, el precio de los medicamentos y la propiedad intelectual.

 

En ese sentido la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez, manifestó que el Gobierno Nacional es muy optimista de ingresar a este selecto grupo de 34 países, entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Bélgica, Noruega, Suecia, Suiza, entre otros.

“Somos muy optimistas de ingresar a la OCDE y este ha sido un trabajo de más de siete años del Gobierno y las reuniones que hemos tenido han sido muy positivas y en donde hemos llegado a acuerdos de fondo. Ya lo que piden los países, que es un procedimiento normal, son dos o tres semanas para revisar el documento final de acceso y poner las condiciones para ver si nos aprueban en el Comité de Comercio para terminar este proceso que es muy bueno para nuestro ingreso a la OCDE”, indicó Gutiérrez.

Actualmente Colombia ha obtenido el visto bueno de los comités de agricultura, estadística, salud, competencia y del grupo de Trabajo, seguros y pensiones privadas, entre otros, y espera cumplir con la última etapa para ingresar a este grupo.

El economista y rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo, consideró que hacer parte de este grupo de economías desarrolladas tendrá varios beneficios para Colombia en aspectos de políticas públicas y de atraer una mayor inversión extranjera para el país.

“Hacer parte de un grupo que son las economías desarrolladas más importantes del mundo le sirve al país para aprender de buenas prácticas en política pública, gobierno y gestión pública en la medida en que Colombia actuará con actores que tiene buenas prácticas en estos temas. En segundo lugar, le permitirá al país ser más atractivo para los inversionistas internacionales ya que se requiere adoptar una serie de requisitos para ingresar”, indicó Restrepo. 

Con esta postura concuerda el analista económico y miembro de Justicia Tributaria, José Roberto Acosta, quien señaló que con el ingreso de Colombia a esta organización se podrán mejorar aspectos en materia de gobierno, tanto en el sector privado como público, nivelando sus estándares frente a los  que tienen otros países desarrollados. 

“La cosas buenas tienen un mayor peso y es que vamos a empezar a nivelar nuestras prácticas en materia de gobierno, tanto en lo público como en lo privado, a lo que son los estándares de los países desarrollados en donde se van a tener que respectar los acuerdos de esta organización en materia de respeto al consumidor, seguridad jurídica de las empresas y a los derechos de los trabajadores que es muy beneficioso para el país”, indicó Acosta. 

En ese sentido, Restrepo explicó que ingresar a este grupo económico le permitirá a Colombia compararse con otros países a través de temas como la educación, política social, economía, salud, tecnología, entre otros que nos permiten avanzar en unas mejores políticas públicas para estos sectores. 

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Central, Erick Behar Villegas, indicó que “entrar a la OCDE es fundamental para Colombia porque es una especie de sello de calidad inicial y porque hay unos beneficios más concretos al liderar junto con México y Chile la participación de latinoamérica en la organización, en donde se pueden tener tasas de interés preferenciales, mejores calificaciones de riesgo en el tiempo, por ser presididos por la agencias como uno países más estables en cuanto a su fiscalidad, es decir que genera una buena señal al mercado”, indicó Behar. 

No obstante, Acosta señaló que a pesar de que ingresar a la OCDE tiene unos beneficios, también se pueden presentar una serie de afectaciones al sector productivo en el país. Por eso las dificultades principalmente se han presentado en materia comercial, el cual es el último comité que esta pendiente por aprobar. 

“Es probable que terminemos en un tratado de libre comercio hecho por debajo de la mesa en donde se podrían definir desgravaciones arancelarias y el desmonte de protección a varios sectores sensibles de nuestra economía, que no tienen con que competir con las economías desarrolladas. Así que entrar a la OCDE puede terminar aumentando nuestra vulnerabilidad a la competencia extranjera en el momento en que el país necesita industrializarse”, manifestó Acosta. 

INCONVENIENTES COMITÉ COMERCIAL

El tema comercial ha sido uno en donde más dificultades se han presentando para que la OCDE le de el visto bueno a Colombia. Esta semana se tenía previsto que este organismo le diera su aprobación y de esta forma pasar al consejo plenario que permitiría al país estar cada vez más cerca de ingresar, pero está organización decidió aplazar su dictamen para dentro de dos semanas.

Sobre este tema, el analista José Roberto Acosta señaló que Colombia todavía tiene una serie de aranceles y temas de protección efectiva para algunos de los sectores que se necesitan seguir estimulando para diversificación económica y este ha sido uno de los inconvenientes.

“Este tipo de medidas son mal vistas por la Unión Europea en donde tienen unas ventajas competitivas absolutamente ganadas y ven con malos ojos que Colombia ingrese a competir de manera desleal con este tipo de medidas por lo que sí nos obligan a levantar esas restricciones, implicaría una vulnerabilidad para estos sectores en Colombia”, indicó Acosta. 

Para el rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo, estos temas son complejos porque tienen unas connotaciones sociales importantes, pero considera que el país tiene que adoptar esas modificaciones para entrar en la modernidad.

“Han habido algunos problemas como el de la chatarrización en donde al país le cuesta tomar decisiones porque sabe que esto tiene un connotación de política social y tendría una amenaza de paro. En el tema de las regulaciones de precios de medicamentos es importante entender que el país, en algunos casos, no lo hizo de la forma adecuada, y ese es uno de los reclamos de varios países de la OCDE, pero creo que el país si tiene que mejorar en políticas económicas y de regularización para entrar en la modernidad”, manifestó Restrepo.

Precisamente, sobre el tema de chatarrización, el decano de la Universidad Central, Erick Behar Villegas, indicó que Estados Unidos ve como una desventaja el programa que tiene Colombia el cual contempla sacar un vehículo viejo para que ingrese otro nuevo, lo que afectaría los intereses de los fabricantes norteamericanos de camiones pesados.

En ese sentido, Acosta indicó que “en Colombia hay una sobre oferta de vehículos y con la entrada en vigencia de la OCDE tendríamos que eliminar las cuotas de vehículos ya que actualmente en el país se chatarriza un camión y puede ingresar otro, pero si tenemos la aprobación, se desmontaría ese programa y quedaría una política de mercado abierta para la oferta de transporte de carga”.

Por su parte, Restrepo consideró que se han presentado problemas en el tema de chatarrización “en donde al país le cuesta tomar decisiones, a pesar de que lo tiene que hacer, y no lo ha hecho porque sabe que esto tiene un problema de política social y tendría una amenaza de paro”.

Otro de los temas polémicos ha sido el de propiedad intelectual y regulación farmacéutica en donde varios sectores del gremio especialmente las multinacionales han hecho llamados para modificar las regulaciones que tiene Colombia frente a estos aspectos.

De acuerdo con Acosta, en el tema farmacéutico la OCDE es muy rigurosa pero las modificaciones que se plantean pondrían en entredicho las regulaciones que se han venido realizando en Colombia con el precio de los medicamentos afectando a los pacientes y a la compañías nacionales.

“Esas observaciones son alejadas de nuestra realidad en el tema de medicamentos genéricos y por eso probablemente nos obliguen a pagar patentes en situaciones en donde hoy no lo estamos haciendo, lo que llevaría a encarecer los precios afectando a las empresas nacionales y a los pacientes”, sostuvo.

Con esta postura coincidió Behar quien indicó que en el tema de la propiedad intelectual Estados Unidos tiene una objeción porque siente que lo que se pacta en el TLC no se va a cumplir y estaría afectando sus intereses.

“Estados Unidos tiene una objeción porque siente que no se respetan el tema de las patentes, esto también nos lleva al tercer problema que tiene que ver con el sector farmacéutico en el sentido de que estas compañías no ven que puedan venir a vender sus productos en donde sea protegida su propiedad intelectual y esto ha venido frenando las cosas”, indicó Behar.

LA APROBACIÓN FINAL

Los analistas también coincidieron que el aplazamiento del Comité de Asuntos Comerciales de la OCDE podría afectar el anhelo que tiene el Gobierno de Juan Manuel Santos de lograr el ingreso antes de finalizar su mandato.

De acuerdo con el analista José Roberto Acosta, el aplazamiento era previsible porque Colombia está acelerando de forma irresponsable la presentación de los requisitos y llegando a la OCDE casi sin negociar, como si fuera un contrato de adhesión sin revisar en que nos favorece o no.

“Creo que este aplazamiento no va ser de dos semanas si no de mucho más y ojalá sea así porque del afán no queda sino el cansancio, ya que pareciera estarle preocupando al gobierno es que este ingreso es un trofeo en sus últimos meses de administración, pero lo que realmente puede ser es una guillotina para el sector industrial”, indicó Acosta.

Behar no descarta que el Gobierno de Santos logre la aprobación de ingreso antes de finalizar su mandato, sin embargo, consideró que a la OCDE si le interesaría ver la actitud del próximo presidente frente a este proceso ya que en la campaña electoral se están dando varios discursos que ponen en entredicho algunos temas.  

“No podemos descartar que el Gobierno Santos sea el que logre la aprobación para ingresar a la OCDE, pero tenemos que ser conscientes de que más allá si este gobierno o el próximo sea el que logre el ingreso, la importancia es que exista una política de estado permanente que sea una señal para la OCDE, por eso pensaría que esta organización le interesaría ver como el cambio de gobierno tiene algún tipo de implicación en la actitud del país porque hay unos discursos muy complejos dentro de la campaña electoral”, manifestó Behar.

De esta forma Colombia está a un paso de ingresar al selecto grupo de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y tiene todavía unos retos que se podría definir en las próximas semanas.

BOGOTÁ (Colprensa)

También podría gustarte