Colombia sede del Congreso mundial de Derecho Registral

El superintendente de Notariado y Registro, Jairo Alonso Mesa, quien aseguró que “estamos de cara a un gran reto, no sólo por la importancia de este encuentro en materia registral, sino como oportunidad de crecimiento”.

Colombia se alista para recibir a cerca de 500 personas, provenientes de al menos 60 países, quienes llegarán para participar en el XXI Congreso Mundial de Derecho Registral Ipra-Cinder 2018.

 

El evento, organizado por el Centro Internacional de Derecho Registral (Cinder) y la Superintendencia de Notariado y Registro (SNR), tendrá como escenario a Cartagena de Indias entre el 2 y el 4 de mayo próximo, en donde ponentes de nueve países serán los encargados de desarrollar la agenda, orientada a profundizar en temas relacionados con el registro de la propiedad inmobiliaria.

Uno de sus organizadores es el superintendente de Notariado y Registro, Jairo Alonso Mesa, quien aseguró que “estamos de cara a un gran reto, no sólo por la importancia de este encuentro en materia registral, sino como oportunidad de crecimiento”.

De acuerdo con el funcionario, que Colombia haya sido escogida como sede de un evento de esta magnitud le permite demostrar que avanza en su proceso de transformación interna. 

¿Cuál es la esencia del Congreso Mundial de Derecho Registral?

El XXI Congreso Mundial de Derecho Registral Ipra-Cinder Colombia 2018 es el escenario donde serán tratados temas relacionados con la propiedad inmobiliaria. A los participantes les une el interés por mejorar el sistema registral de su país.

El ejercicio se convierte, entonces, en la interacción de mentes abiertas y dispuestas a aportar su conocimiento y su experiencia para la construcción de un registro fuerte. No debemos olvidar que los desafíos del registro inmobiliario son universales y las respuestas, similares. 

¿Y para Colombia? ¿Qué importancia tiene un evento de esta naturaleza? 

La ganancia para el país llegará por partida doble. Por una parte, estamos frente a la oportunidad de mostrarles a los asistentes que Colombia avanza en su proceso de reconstrucción económica y social; que el Estado y los colombianos estamos trabajando en ello.

Y, de forma paralela, se convierte en la ocasión ideal para tratar temas relacionados con la propiedad inmobiliaria, uno de los grandes derroteros de la misión emprendida hace ocho años por el Gobierno. Los estados deben apuntar al establecimiento de un sistema eficaz de organización jurídica de la propiedad; es uno de los caminos para reducir el conflicto social.

¿Quiénes serán los encargados del desarrollo de la agenda académica? 

Para este congreso, ha sido conformado un equipo humano con la calidad de un evento de esta magnitud. Son nueve los ponentes, entre ellos, profesionales en Derecho Inmobiliario, Derecho Privado, Economía y Filosofía, provenientes de países como Alemania, Australia, Canadá, España, Finlandia e Italia.

¿Y la temática? 

La agenda abarca temas relacionados con el registro de la propiedad inmobiliaria, en directa relación con la construcción de la paz. En este contexto, los asistentes hablarán de la reorganización de la propiedad en los procesos de paz, la resolución de los conflictos de tierras y el papel del registro de la propiedad, la restitución de tierras y los derechos de las comunidades indígenas, la colaboración entre registros y catastros, las nuevas tecnologías y la reforma de los registros de la propiedad, la organización de los registros para el siglo XXI, la gestión privada o pública de los registros de la propiedad, la seguridad jurídica en materia de derechos de propiedad y los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

¿Podríamos decir, entonces, que este congreso mundial entregará herramientas para el proceso de paz en el que está inmerso el país?

Por supuesto. Uno de los grandes propósitos de este evento es promover la adquisición y la implementación de herramientas que les permitan a los países avanzar en aspectos como la identificación del mejor sistema para proteger la propiedad, la conversión de ésta en un activo económico, la revalorización, la financiación y la ejecución de proyectos. 

Para nadie es un secreto que en Colombia el tema de la propiedad inmobiliaria es uno de los más álgidos, por su connotación económica y social. De ahí el interés del Gobierno en la formalización de la tierra. Somos conscientes de que la normalización en el campo, por ejemplo, tiene una incidencia directa sobre la productividad.

¿Cuál es, entonces, el efecto real de la existencia de un sistema de protección de la propiedad?

En cualquier país, incluido el nuestro, un sistema de protección de la propiedad estimula la práctica de las transacciones inmobiliarias y el desarrollo de la inversión y el crédito territoriales. Los sistemas registrales son garantes de la definición y la asignación de los derechos reales. Gracias a ello, actúan como un instrumento que evita las expropiaciones.

En Colombia, por ejemplo, hemos venido fortaleciendo el sistema registral. Esto nos ha permitido avanzar en la formalización de la tierra. Durante los últimos cinco años, han sido saneados jurídicamente más de 54 mil predios en todo el país. Hemos cubierto el 66 % de los municipios colombianos. Antioquia es el departamento con mayores resultados alcanzados (54 %)./Colprensa

 

También podría gustarte