Con la cenicienta termina la temporada del Metopera

‘La cenicienta’, es una fuente excelente de color  y temas para audiencias de todas las edades.

Por primera vez, la suntuosa ópera de Massenet con su versión del cuento de hadas de Perrault, ‘La Cenicienta’, llegó a la MetOpera en su cierre de temporada el sábado, 28 de abril, que se presentó en directo en las salas de Cine Colombia.

 

Con DiDonato en el papel principal, junto a ella se destacaron lamezzo-soprano Alice Coote en el papel del Príncipe, Kathleen Kim como el Hada Madrina y Stephanie Blythe como la imperiosa Madame de la Haltière. Bertrand de Billy lleva labatuta musical de esta imaginativa producción de Laurent Pelly.

Trece salas en Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga y Cartagena presentaron esta ópera y el 26 de mayo será en diferido, con subtítulos en español.

La historia original de Perrault fue publicada a finales del siglo XVII y la ópera y su música conservan referencias a esa era de fastuosas fiestas en la corte y notables distinciones jerárquicas. Sin embargo, es un cuento de hadas ubicado en lugar y tiempo indeterminado donde la magia, la fantasía y el amor a primera vista son características de la vida cotidiana.

La música de Massenet presenta una preponderancia de voces femeninas más bajas incluyendo una mezzo-soprano en el rol masculino del Príncipe Encantado de Cenicienta, usual en los compositores franceses del siglo XIX. Igualmente incluye de una voz de ‘coloratura’ para el rol del Hada Madrina, un ballet brillante y mundano y una música galante como un trío de laúd, viola y flauta en algunos de sus actos. El resultado es una paleta tonal mágica y sensual que sirve de fondo enriquecedor a este cuento familiar. En contraposición a la fantasía del cuento de hadas, el personaje principal y su príncipe son reconociblemente humanos.

‘La Cenicienta’ cuenta la historia de la hija de Pandolfe, un humilde hombre de campo quien se ha casado con la Condesa Madame de la Haltière y en cuyo hogar, él y su hija reciben terribles humillaciones, tanto de la Condesa como de sus dos hijas.

Un día la Corte realiza una fiesta para que el Príncipe consiga esposa, a la cual la Condesa no deja asistir a Cenicienta. Pero, al igual que en el cuento, el Hada Madrina le regala a la joven bellas vestimentas, un carruaje y unas zapatillas de cristal y ésta asiste y enamora al Príncipe, pero a las 12 de la noche, debe salir corriendo perdiendo una de sus zapatillas. Cuando ya Cenicienta ha huido con su padre al campo, la Corte cita a todas las jóvenes a medirse la zapatilla y Cenicienta asiste.

Estrenada con gran éxito en el Teatro de la Comedia, de París, en 1899, el cuento de hadas de Charles Perrault, ‘La Cenicienta’, es una fuente excelente de color  y temas para audiencias de todas las edades. Fue compuesta por Jules Massenet a partir del libreto del francés Henri Cain, como una ópera en cuatro actos. /[email protected]

También podría gustarte